Vacío interior

Cada mañana al despertar comienza su tormento…habían sido muchos años los que había dejado atrás antes de llegar a éste momento de su vida, muchas decisiones erróneas, muchos trenes que dejó escapar sin atreverse a subir, muchos miedos a los que alimentó, muchos deseos que olvidó satisfacer… y todo para estar ahora donde no quiere estar, un lugar interior donde lo único que siente es un vacío que le desgarra el alma.

Hoy, como cada mañana, se mira al espejo y sólo ve un rostro triste y una mirada cansada y recuerda aquella etapa de su vida donde se sentía feliz, una vida llena de amor, de amistad, de salud, de familia y no puede dejar de lamentarse por lo que es ahora, un rostro sin alma y un alma sin rostro….

Como cada mañana, sale de casa para caminar sin rumbo durante unas horas, inhalar aire puro y ejercitar sus débiles huesos, una de las pocas cosas que le hacen sentirse viva y que no le provocan sentimiento de tristeza.

Se detiene frente al mar, con la mirada perdida en el horizonte y en su mente no cesan esos pensamientos que recorren cómo puñales afilados su alma……la soledad y la culpa por no haber querido formar una familia hoy son una losa insuperable, esa soledad y esa culpa que sólo ella siente y que a nadie le importa. Si pudiese retroceder el reloj del tiempo…si pudiese volver a aquellos momentos, si pudiese tener otra oportunidad…..si pudiese……

Óscar Cebollero

imagen licencia CCO Creative Commons pixabay.com

 

0