Regeneración intima

Demasiadas relaciones rotas, demasiadas desilusiones, demasiados fracasos, demasiados pasos en falso, demasiadas amistades tóxicas, demasiadas dudas, demasiados dolores de cabeza, demasiadas noches de insomnio, demasiadas lágrimas derramadas, demasiados lamentos, demasiados problemas en su cabeza, demasiados días de lluvia…

……pero todo eso se acabó.

……y se acabó porque así lo decidió, sin consultarlo con nadie.

Así de repente, de la noche a la mañana había decidido que no más, que desde ese momento ella era la que dirigiría su barco, la dueña de su presente y de su futuro, había decidido que la importancia de lo importante es infinita y que no va a seguir persiguiendo sueños…porque los sueños se cumplen o se olvidan.

Dejó de lado todo lo que le hacía daño, lo que no le motivaba, tiró a la papelera de reciclaje los sueños rotos, los malos pensamientos, las desilusiones, los momentos de tristeza, la soledad y los dejó allí sin mirar    atrás…concentró todo su interés en hacer cosas capaces de llenar su alma, recuperó aficiones olvidadas, contactó con amistades perdidas, comenzó a hablar con gente nueva con la que compartía aficiones y convirtió en tareas  diarias cuidar su alimentación y realizar ejercicio físico.

Ella decidió comenzar una nueva etapa en su vida, una fase de regeneración intima, un cambio de piel como si fuese un reptil,  y nada ni nadie iba a desviarle de su camino….no necesitó ninguna ayuda externa, ningún impulso, no necesitó tocar fondo, sólo necesitó despertar una mañana y decidirlo….sin consultar a nadie.

Óscar Cebollero

imagen licencia CCO pixabay.com

 

0