Parte III: El Reflejo en el cristal

“Mi negocio, mi sueño de toda la vida se está hundiendo y tú eres la única persona capaz de sacarlo a flote, te necesito!!”

Esas palabras pronunciadas por cualquier otra persona, no hubiesen supuesto ningún inconveniente para ella, pero salieron de él, de ese hombre al que ella nunca dejó de amar….y eso puso en marcha todo el mecanismo de defensa de su falso yo, apareciendo las dudas, el temor, el miedo a equivocarse, a perder, a sufrir, comenzó a sentirse débil , su mundo de fantasía se tambaleaba otra vez…..

Ese amor fue extremadamente intenso y le dejó una huella enorme, una huella imborrable. Él consiguió que ella rompiese todos sus esquemas, que dejase atrás los ideales, las barreras, que aprendiese a amar con toda su alma, él fue su pasión, su amante, su confidente, su amigo, capaz de provocar escalofríos en su piel con una mirada, capaz de hacerla perder la razón, de desnudar su alma, de guiarla hacia lo imposible,  de ayudarla a sentirse protegida, amada….., sólo él, nadie más, ese hombre que hoy le pide ayuda y que un día decidió abandonar su camino, prescindir de sus caricias, marchitar esa locura que vivieron juntos y que provocó que ella sea lo que es ahora….

Hoy, volvía a estar allí sentada, con su taza de café manchada de carmín, observando su reflejo en el cristal,  observando a esa mujer con el corazón de hierro y los pies de barro……….debiendo tomar una decisión diferente a las decisiones que había tomado en los últimos años….., hoy, el observador, al otro lado del cristal es un elemento más de sus dudas…

Si se va con él, arriesgará todo lo que tiene ahora y se enfrentará cara a cara con sus miedos…a volver a sufrir, a quedarse sin trabajo, a fracasar, a fallarse a si misma, a fallar a los demás, a las criticas, a los llantos, a la debilidad, pero quizás……, podrá volver a sentir ese amor que tanto anhela en su interior y quitarse esa impotencia de no estar con el hombre que desea, volver a dar rienda suelta a sus locuras, a sus deseos más íntimos, volver a superar sus límites, volver a sentirse viva cómo ya se sintió años atrás.

Si decide quedarse donde está, bloqueada por sus miedos y sus dudas, seguirá llevando una vida tranquila, con su coraza exterior intocable, siguiendo con esa imagen de mujer fuerte y exitosa que disfruta de su soledad, adorada y halagada por su entorno…..

Quizás, mientras se observa reflejada en el cristal, ella sabe que la decisión está tomada……CONTINUARÁ.

Óscar Cebollero

imagen licencia CCO pixabay.com

0