Adicción

Adicto al trabajo, al éxito, al poder, al halago, al dinero, a los incentivos, comisiones, objetivos, bonus y a los excesos, las drogas, alcohol, tabaco, barras de bar…y a las relaciones superficiales y efímeras.

Hoy recuerda las innumerables llamadas a sus amigos para contarles su última conquista y disimular así el gran vacío interior en el que estaba sumido…cegado por la codicia, el egoísmo, la altanería y la vanidad.

La luz del sol entra por la ventana del hospital, aún le quedan unos días para irse a casa…y una larga recuperación por delante, los médicos le han dicho que el ictus le dejará secuelas para siempre, que ya no volverá a ser el que era antes, y lo dicen, sin saber que él tampoco quiere serlo.

Óscar Cebollero

imagen pixabay.com

0